Bicicleta de Carrera o Ciclismo





El ciclismo cuenta con unas bicicletas que  se construyen en diferentes tallas o medidas y están fabricados en materiales variados, desde los más pesados y resistentes como el acero de cromo-molibdeno, (cro-moly o cromoly), hasta los más ligeros de aluminio, titanio, bambú o fibra de carbono.

La longitud máxima de la bicicleta de pista es de 2 m, y pesa entre 7 y 8.5 kg. El marco es triangular, y el sillín es igual al de cualquier bicicleta para el ciclismo.

Modelos: Bicicleta de Carrera

Pista

bicicleta de Pista

Presenta una forma muy similar a la de carretera, aparte de ser muy ligera, no presenta marchas. Al tener un piñón fijo, el freno contrapedal le viene como anillo al dedo.

Las competiciones en pistas al aire libre o en velódromos son los dos enclaves donde se emplean dichos vehículos.

En la actualidad, las fixies se fabrican de múltiples formas: las hay que se asemejan un aspecto más perecido a las bicicletas de competición modernas y también existen versiones con una apariencia más tradicional.

Escaladora

bicicleta escaladora

Son bicicletas de ruta la velocidad es el principal ingrediente de estas joyas que inundan la carretera de ciclistas profesionales y principiantes.

Son las bicicletas más polivalentes de todas y las que tienen una mayor cuota de mercado a nivel internacional. El abanico de modelos y posibilidades es tremenda mente amplio y su intervalo de precios va desde los 500-600 euros de los modelos más básicos de aluminio hasta los más de 10.000 euros de los modelos más avanzados de carbono.

BMX

bmx

Presentan un tamaño pequeño, unas ruedas reducidas que permiten mayor manejabilidad del vehículo y un manillar bastante ancho para asegurar una conducción más precisa. Los asientos se colocan bajos, por lo que no es muy cómodo sentarse en ellos. Esto no supone un problema, ya que las BMX no están pensadas para dar paseos con ellas.

La Dieta de un ciclista.

Muchos ciclistas se prepara par competir en ciclismo internacional o contra sí mismos requieren una alimentación mucho más especializada. Cuando se acerca el día de la competición o de los entrenamientos más exigentes deben aumentar las dosis de hidratos de carbono, especialmente los complejos –pasta, arroz y cereales–, porque son los que progresivamente aportan la energía al organismo. Empezar a hacerlo dos días antes es suficiente para almacenar el glucógeno necesario que servirá de gasolina en los momentos claves en los que el deportista necesite una dosis extra de energía.

Es aconsejable cenar algo más ligero como puede ser carne o pescado a la plancha con verduras; así se conseguirán proteínas y una fácil digestión.

Catalogo de bicicletas para carreras: